TERCER RITO DE PASAJE 2012 – LA TRANSFIGURACION

TERCER RITO DE PASAJE – 2012

~ La Transfiguración ~

Este martes 9 de octubre a las 6pm, continuamos con el tercero de 12 Ritos de Pasaje, para prepararnos hacia la Ascensión que nos promete el Gran Portal del 12-12-12.

El objetivo final del programa de los Ritos de Pasaje, es el hacer que nuestro cuerpo grupal completo se destaque como una expresión de Dios actualizada. Estamos atravesando este proceso de iniciación acelerada para poder manifestar la Divinidad en forma humana mientras que estamos en formación del grupo resonante.

No hay otra directiva más importante que ésta, que es la clave para llevar a cabo la tan esperada era de paz en la Tierra.

Durante el primer Rito de Relación, establecemos una buena relación con Dios como enfoque principal de nuestra atención centrada en un solo punto. Poner a Dios primero en todo lo que hacemos se ha convertido en nuestra única razón de ser.

A medida que vamos progresando a través del segundo Rito de Voluntad Divina, la visión de una paz mundial duradera es plantada cuidadosamente en nuestros corazones y en nuestras mentes. En este acto de alineación, nosotros experimentamos una fusión más pronunciada de nuestra voluntad personal con la Voluntad de Dios, lo cual da como resultado un mayor conocimiento de cómo llevar a cabo nuestros roles para cumplir el Plan Divino mediante el poder de la Buena Voluntad.

Ahora durante nuestro tercer paso, nos preparamos para sostener los Rayos Cósmicos que están brotando de las esferas de Shamballa, mientras el Consejo de Luz administra este crucial Rito de Transfiguración. Como un campo de fuerza colectivo del Amor de Dios, estos Maestros esgrimen la Vara de Iniciación, la cual pone en movimiento un proceso acelerado de síntesis dentro de nuestro ser.

Este martes 9 de octubre, durante el Rito de Transfiguración, nosotros iniciamos un proceso más profundo de consumación de la personalidad humana, trascendiendo la dualidad y viendo más allá de la forma física. Esta fase de la transformación es vital para poder experimentar la expansión futura de nuestra conciencia.

Una vez más, convocamos desde las profundidades de nuestro ser, una intensa unificación que nos permite mantener nuestro enfoque sobre el resultado final, acompañado de una voluntad inquebrantable de transformar todo lo que sabemos y conocemos.

La Transfiguración

Transfiguración es el proceso a través del cual nuestra personalidad humana se fusiona con la luz de nuestra Alma. Entramos más completamente en la conciencia grupal y polarizamos efectivamente el plano mental enormemente expandido. La vida deja de tener significado material, separado de lo Espiritual, ya que nos enfocamos en la realización de nuestra unión con la humanidad, a través del servicio.

Transfiguración para el Individuo

El punto medio entre la forma humana y Dios es el Cristo dentro de nosotros, o el Principio Crístico; la consciencia universal unificadora que está presente en cada partícula de la creación. Es esta energía catalizadora la que transforma y transfigura la forma.
No es sino hasta que alcanzamos cierto nivel de desarrollo que la expresión del Cristo dentro de nosotr@s y la Consciencia Divina correspondiente, entran en acción… cuando el cuerpo físico, emocional y mental se equilibran de manera estable para consolidarse en uno.

La insistencia sobre el poder del pensamiento, es la fuerza cardinal que está detrás de esta transición. Con determinación de manejar la vida únicamente desde el ángulo de la Mente Divina, experimentamos la transfiguración de toda nuestra naturaleza inferior, mientras todos los deseos humanos, sentimientos, dolores y placeres son transmutados en un enfoque mental considerablemente ampliado.

Estamos inteligentemente motivad@s porque percibimos más allá de la forma y experimentamos más allá de la ventana de los sentidos corporales entrelazados. Al llevar a cabo nuestro servicio planetario, servimos de puente entre las matrices de consciencia, entre lo que tiene forma y lo informe.

Transfiguración para el Grupo

La transfiguración de nuestro cuerpo como Alma Grupal es la piedra angular que corona nuestros esfuerzos concertados en el camino de la iniciación.

El objetivo es el Gran Todo. Si queremos lograr la entrada a los estados expandidos de consciencia, es importante aceptar que la ley evolutiva impulsa esto como esfuerzo grupal requerido.

La iniciación de transfiguración revela la personalidad completamente integrada, con el Alma infundida y totalmente sensible al influjo de energía proveniente de la Monada que es la consciencia unificada conocida como el Grupo Avatar YO SOY.

Esta creciente receptividad de nuestra Fuente Monádica, da lugar a que nuestros pensamientos sean más amplios y posean términos más inclusivos. Las necesidades del grupo toman el centro del escenario mientras las necesidades individuales adquieren importancia secundaria.

Nosotr@s vemos al grupo tal como Dios lo ve, custodio consciente e integral del Plan Divino. Sabemos exactamente lo que estamos haciendo y precisamente por qué lo estamos haciendo.

El Rito de Transfiguración
Nuestro Enfoque Específico de Iniciación…

La actualización de una personalidad integrada y el Principio Crístico dentro de ella, involucra la resolución completa de la percepción de dualidad y conceptos de creencias. Esto entonces desencadena una reacción alquímica de unidad y síntesis dentro de todo nuestro campo de energía.

La transfiguración de la personalidad no es posible, sino hasta que las siguientes unificaciones interiores se hayan llevado a cabo:

  1. Percibiendo más allá de la forma
  2. Trascendiendo la mente sensorial
  3. Trascendiendo percepción dual
  4. Trascendiendo concepto de creencia

Viendo más allá de la Forma

Hasta ahora, hemos estado profundamente comprometidos en nuestra relación con las formas físicas y con el comportamiento asociado que se expresa a sí mismo a través de esas formas. Hemos estado encerrados en una mentalidad que se consume haciendo juicios y categorizado las cosas por sus apariencias externas.

Estamos ahora cambiando nuestra percepción humana en dirección al campo de juego multidimensional, viendo más allá de las limitaciones de la forma. Estamos incursionando dentro de la energía detrás de la forma, la Fuerza Intrínseca que guía toda la Ley Universal hacia la acción adecuada. Gente, conceptos, manifestaciones físicas… todo esto es visto y experimentado directamente como expresiones de energía que son unidades individualizadas del Gran Todo.

En este Rito, nuestra consciencia se expande hacia lo “informe”, el campo de potencialidad pura desde donde brota toda la creación. A partir de este gran alineamiento, podemos aplicar sabiduría eterna a lo que tiene forma… para alquimizar un cambio permanente.

Trascendiendo la Mente Sensorial

Cuando las percepciones sensoriales hacen vibrar sus placeres dentro del cuerpo, continuamos siendo atraídos por la materia y por lo que percibimos allí como consuelo y sufrimiento. Los cinco sentidos físicos mantienen el cuerpo humano atado a la materia de la tercera dimensión.
Para realizar la Conciencia de Dios, nuestra consciencia vibra por encima de los sentidos que están sintonizados a la materia. Nuestras percepciones se revierten hacia nuestro interior para revelar la Divinidad escondida detrás de la apariencia externa.
Mediante la interiorización de la consciencia, trascendemos los sentidos humanos y llegamos a sentir la voz gozosa de Dios reverberando a través de cada partícula de la creación. Es por eso por lo que el arte de la meditación concentrada, es tan beneficioso para el iniciado que está trascendiendo.

Trascendiendo la Percepción Dual

Es la dualidad dentro de nosotros la que presenta resistencia al otro aspecto de sí mism@ debido a una mentalidad que aún percibe los polos opuestos. A partir de esta percepción dual, es que formulamos deseos y opiniones que se auto-adhieren; todos provenientes del yo-separado. Mientras el péndulo del pensamiento se balancea en una dirección, siempre regresa a la posición opuesta para equilibrar el polo. Esta es la ley de Dualidad.
La Fuente de todo es Dios, o Unidad. Esto significa que todos los pares opuestos tienen el mismo fundamento. Luz y obscuridad provienen de la misma fuente. El bien y el mal también provienen de la misma fuente. Aunque son diferentes en frecuencia, ellos viven en el mismo espectro de polaridad, son manifestaciones extremas de la misma exacta energía y son profundamente interdependientes el uno del otro a nivel humano.

La Transparencia de Verdad Divina se cultiva liberando la consciencia humana de las influencias dualísticas de atracción y aversión. Cuando enfocamos todos nuestros pensamientos, palabras emociones y acciones hacia el mayor bien de todos los involucrados, ya sean buenos, malos o indiferentes, estamos operando en alineación con el Universo y empezamos a vivir, percibir y crear a partir de la Conciencia Divina en nuestro interior.

Que conscientemente podamos ver y enviar el Amor Divino (que no tiene opuesto) a todos y todo lo que existe. Si logramos ver como Dios ve y amar como Dios ama, en el sentido de que todo es Perfecto y Divino, vemos entonces que no hay polo opuesto y por lo tanto la balanza de la dualidad no se inclina.

Uno de los mayores servicios hacia el Plan Divino es simplemente convertirnos en un faro luminoso y un pilar neutralizador, mientras invocamos desinteresadamente a la Divinidad… estar en este mundo, sin ser parte de él.

Mientras caminamos el camino de la ecuanimidad, llegamos a dominar la Ley de la Dualidad, elevándonos sobre la fuerza de atracción de la materia, en total aceptación de la Divinidad inherente en todas las cosas.

Trascendiendo Conceptos y Creencias

Como raza, nosotros vivimos y operamos nuestras vidas detrás de un velo de creencias programadas. Esto incluye nuestros conceptos, opiniones y filosofías acerca de la vida. Sin embargo, detrás de todas estas creaciones propias, se encuentra una Consciencia Divina, un campo de fuerza totalmente dominante que sostiene todas nuestras proyecciones intactas, tanto las conocidas como las desconocidas.

Para revelar el Principio Crístico que mora dentro de nosotros, es necesario que seamos capaces de expandirnos mucho más allá de nuestras proyecciones y encarnar el tras-fondo de conciencia de la Presencia totalmente dominante del YO SOY.

Podemos hacer esto simplemente enfocando nuestros pensamientos sobre lo Divino ante nuestra consciencia… todo el tiempo. Esto no quiere decir que tengamos que abandonar la sociedad o a nuestras familias. Significa que podamos integrar el pensamiento y sentimiento Divino en cada aspecto de nuestra vida. Mantenemos esto así en cada interacción y experiencia.

La ascensión ES este cambio perceptual en pensamiento y sentimiento… para simplemente recordar lo Divino en todo… en nuestros hijos, en nuestra pareja, con el empleado de ventas, el taxista, las multitudes en la calle. El Principio Crístico es directamente tangible dentro de los otros, así como lo es dentro de nosotros. Cuando permanecemos constantemente alertas y en una meditación consciente con toda forma de vida, y durante todo el tiempo… es cuando percibimos a Dios como el Yo- Mismo.

TE ESPERAMOS.

Si no puedes venir, puedes encontrar la meditación de la Fundación de Los Hijos del Sol en: http://www.childrenofthesun.org/sp_cos/images/audio/new/r3-sp.mp3

Sin embargo, te recordamos, que hacerla en GRUPO, es mucho más poderosa que hacerla individualmente. MCKS en su infinita sabiduría nos enseñó: ” 7 personas meditando juntas, tienen el mismo poder que 100 meditando individualmente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s