EL MIEDO – Primera Parte

boton_meditacionpazelmiedodos caminos1. ¿Qué es el miedo?

El miedo es la oportunidad que todo ser humano tiene de hacer las cosas muy bien. Así suene paradójico, el miedo logra hacer que nos paralicemos y dudemos; de ahí aprendemos a identificar el instante mismo en el que nos quedamos detenidos, estáticos, momificados; y el siguiente paso nos permite transformar esa experiencia de manera positiva, osea en Amor. Y así surgen el poder y la fuerza interior para hacer lo que nosotros de verdad deseamos hacer y podemos construir.

 2. ¿Tofeardas las personas sienten miedo en algún momento de su vida?

Sí, y no sólo en un momento de su vida, sino en todos los instantes. La gran mayoría de las personas responden generalmente al pálpito y al temor, dejando que el miedo las paralice, evitando llegar al logro real. Y con el tiempo nos acostumbramos y aceptamos el miedo como parte de nuestro ser, y perdemos la gran oportunidad de ser originales y creativos frente a nuestra misión de vida.

La energía del miedo logra que las personas ignoren su presente para aislarse en un pasado que engaña al cerebro, manteniendo y alimentado una fantasía sin razón.

Me explico con el siguiente ejemplo:

holding-hands-1031665_960_720

Una mujer de cuarenta años tiene un sinnúmero de taras y problemas a nivel sexual con su esposo -a quien ama y sin embargo se prohíbe el placer de disfrutar de su sexualidad con él-, porque conserva el trauma de haber sido violada a los nueve años por su padre. Hasta aquí todo se ve normal y entendible. Su piel y su ser avivan un miedo al maltrato, al dolor, a la vergüenza y quizá también al asco de algo que es bello.

Sin embargo, al abordar el interior de esta mujer podemos descubrir que en su cabeza, en su corazón y en su ser sabe y entiende la fuerza y la necesidad del sexo en su vida de pareja. De hecho, le gusta tener sexo, se excita, lo desea mucho y se esfuerza por lograrlo. Pero no consigue disfrutar de estos bellos momentos, simplemente porque en su mente recuerda la violación. Cuando la confrontamos a una realidad en donde es consecuente, normal y evidente que a una mujer de cuarenta años le guste el sexo y que estando casada desee disfrutar de su pareja, de su piel, de su olor, de su sudor y demás, ella dice sí. Ahora sí le gusta.

woman-1148923_960_720

Entonces la pregunta sería: ¿Es normal que a una niña de nueve años le guste el sexo? o ¿A una niña le gusta ver a un hombre adulto erecto y en una situación erótica con todo tipo de detalles que se puedan imaginar? ¿Ver a un adulto en ese estado puede ser agradable para una niña? Desde luego que no. Si la situación se observa en el presente, la mujer comprende que lo que su mente revive es una fantasía de una niña y no la realidad de un adulto. Cuando esto sucede, el miedo pierde su oportunidad de dominio y el Amor resurge, logrando que en la mujer brote el gran deseo y el poder de ser y hacer en su presente.

web-242917_960_720

3. ¿El miedo es malo?

Si nos quedamos en el término y el concepto, quizás sí es malo. Pero si por el contrario aprovechamos el reto y la gran oportunidad a la que nos enfrenta y proyecta, puede ser la mejor rampa de impulso que tenemos para llegar a donde deseamos llegar. Si ignoramos el miedo, lo que sucede es que nos vamos a perder en la rueda del tiempo y del dejar de hacer.

4. ¿Qué es un estado de placer?

Es un momento orgásmico de infinitud y dicha plena. Es autorizarse a sentir y dejar fluir el ritmo del cuerpo, del corazón y del campo eléctrico de cada ser humano. Es estar presente, vivo, atento, consciente, respirando, escuchando, riendo o llorando a plenitud.

baby-boomer-442252_960_7205. ¿Las personas pueden vivir en estado placentero siempre?

Sí, lo ideal es vivir en estado placentero siempre. Y esto que afirmo puede parecer confuso, pero en realidad todas las personas vivimos en estado de placer permanente, pues la adrenalina y el caos son energías que nos ayudan a pulsar el corazón para mantenernos vivos. Sin embargo, como tenemos un cuerpo de palabra que dice que está muy mal sufrir de ira, no hemos profundizado bien para descubrir que la energía que pulsa en una persona cuando está teniendo un ataque de ira, es idéntica a lo que siente en el instante de un orgasmo.

anger-18615_960_720Veamos:

Un ataque de ira acelera la respiración, te da una fuerza extraordinaria, te pone rojo, te hace bufar fuerte, sollozas o gimes, tensionas tu cuerpo, deseas golpear y gritar, correr, agarrar, acelera tu corazón, tu ritmo y mucho más. Y cuando estás sintiendo un orgasmo, ¿qué sucede?… lo mismo.

Entonces si aprendemos a relacionar estas sensaciones emotivas, mentales y kinestésicas, sin duda vamos a elegir la que más agradable nos parece y nos quedaremos con ese recuerdo. De ahí que sin duda vamos a vivir en permanente estado de placer.

INFORMACIÓN DE CONTACTO
KORADI:  servicioalcliente@koradi.co // Whatsapp: (+57) 3202056007
DIANA CARO: dianacaro@koradi.co // Whatsapp: (+57) 3214401917

fbtwttYTISGSCWP

boton_meditacionpaz

 

 

Anuncios

6 comentarios sobre “EL MIEDO – Primera Parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s